< Inicio del Blog

Tomahawk Portaventura: curiosidades, consejos y detalles

El Dragon Kahn y Shambhala son las grandes montañas rusas de PortAventura, auténticos símbolos del parque de atracciones. Ahora bien, para subirse a ambas es necesario tener una altura mínima de 1,40 metros, lo que deja fuera a muchos niños que todavía no la han alcanzado por motivos de seguridad. Pero que no se preocupen, ¡porque en PortAventura también hay montañas rusas pensadas para los más peques de la casa! Una de ellas es la apasionante montaña rusa de madera Tomahawk de PortAventura.

 

Si ya tienes tu viaje a Portaventura con hotel y entrada con tu familia hemos preparado un artículo para que conozcas la atracción de Tomahawk a fondo: qué representa, dónde se encuentra, cuándo se inauguró y sus características técnicas, entre otras informaciones útiles. ¿Os animáis a experimentar emociones de lo más atrevidas en familia?

 

 

 

¿Cómo es la montaña rusa Tomahawk?

 

Tomahawk se la conoce por ser la «hermana pequeña» de la gran montaña rusa de madera de PortAventura, Stampida. De hecho, se inauguraron el mismo día: el 17 de marzo de 1997 (se construyeron al mismo tiempo). Se trata de una atracción que ocupa mucho espacio en el parque temático por su característica principal, porque es de madera. Y para darle aún más emoción al viaje, las vagonetas se entrecruzan con las de Stampida -por diferentes raíles, claro está-.

 

La montaña rusa Tomahawk comienza con una curva de 180 grados hacia la derecha, donde se sube por una cadena hasta los 14 metros de altura que después, por supuesto, ¡hay que bajar! Se siguen varias subidas y bajadas, muchas en paralelo a Stampida, y justo antes de volver al punto de partida hay una última caída pronunciada que es donde salta el flash de la cámara para inmortalizar el momento.

 

Tomahawk costó dos millones de euros en su día y, con el paso del tiempo, ha ido teniendo nuevas inversiones y remodelaciones. Por ejemplo, el año 2015 se cambió la flota de los trenes: se sustituyeron los antiguos, más rudos, por otros más espaciosos, cómodos y suaves y de color naranja. La altura máxima que alcanza esta montaña rusa de madera para niños es de 13,4 metros y el recorrido suma un total de 440,1 metros; alcanza una velocidad máxima de 48 kilómetros por hora. La aventura dura, aproximadamente, 1 minuto y 10 segundos.

Esta montaña rusa de madera infantil cuenta con dos trenes con 9 vehículos para 2 personas cada uno, por lo que tienen una capacidad máxima de 18 personas por tren.

 

¿Por qué «Tomahawk»?

 

La montaña rusa de madera Tomahawk se encuentra en el área de Far West de PortAventura, zona donde también podemos encontrar diferentes hoteles. El nombre de la atracción viene del hacha de guerra de los indios americanos. Y es que ahí nace su historia: cuando los colonos europeos llegaron a sus tierras, las tribus autóctonas tomaron las hachas más afiladas para evitar la entrada de los conquistadores y defender sus poblados. Era su símbolo de fuerza y destreza.

 

Cuando os subáis a los trenes de Tomahawk sentiréis la velocidad porque tendréis que escapar de la furia de estos indios con hachas que están protegiendo sus casas. La atracción está tematizada ya desde la cola, donde no faltan elementos de los indios americanos para ir entrando en situación.

 

¿Quién puede subir a Tomahawk de PortAventura?

 

La montaña rusa de madera Tomahawk está pensada para el público infantil. Ahora bien, es la atracción más fuerte que tiene PortAventura para niños y que garantiza fuertes emociones igualmente para los adultos, con curvas bastante bruscas y alguna bajada atrevida, como la primera.

 

Por ello, y pese a ser una atracción de tipo infantil de PortAventura, se exige una altura mínima de 1,05 metros (también hay establecida una altura máxima de 1,85 metros por motivos de seguridad). Está indicada para «pequeños valientes». Asimismo, cuenta con acceso para personas con discapacidad y movilidad reducida.

 

Tomahawk dispone de photo-ride en la última bajada, así que cuando salgáis os podréis buscar en la tienda, descubrir vuestra cara y llevaros un recuerdo divertido para rememorar el momento. Seguro que, por lo menos, compartiréis unas risas cuándo os encontréis en las pantallas.

 

¿Cuándo subir a Tomahawk PortAventura?

 

Esta es la típica atracción que los peques pedirán repetir una y otra vez. Es fácil encontrarla: seguid el rastro de la «hermana mayor» Stampida, ¡y ahí la tendréis!

 

PortAventura pone a disposición de los visitantes diferentes modalidades de pases express para evitar hacer cola en atracciones señaladas; en el caso de Tomahawk, no existe este beneficio. No obstante, no suele tener un gran tiempo de espera. aunque es recomend Por eso, os damos unas recomendaciones generales para evitar masificaciones en el parque de atracciones de PortAventura en general, y en Tomahawk en particular: intentad haced vuestra visita, siempre que podáis, fuera de periodos festivos y entre semana, para no encontraros tanta gente en el parque.

 

Por otro lado, recordad que como a todas las montañas rusas, a Tomahawk también le afecta el mal tiempo. Si dan un día de fuertes vientos y/o lluvia con tormenta eléctrica y por el motivo que sea no podéis cambiar el día de vuestra escapada a PortAventura, debéis ser conscientes de que estas atracciones estarán cerradas por motivos de seguridad. Que no decaigan los ánimos, porque el parque temático de Salou todavía tendréis algunas opciones para disfrutar del día y salvarlo, como aquellas que están bajo techo: Street Mission (en Sésamo Aventura), El Secreto de los Mayas (en México) y el Templo del Fuego (en México). Un dia de PortAventura con lluvia también podéis aprovechar para ver espectáculos que se realizan a cubierto por todo el parque de atracciones.

 

Otras montañas rusas infantiles en PortAventura

 

PortAventura es un parques temáticos más conocidos de Europa que no se olvida de los peques y tiene preparadas bastantes atracciones en el mapa con grandes dosis de adrenalina también para ellos. Además de Tomahawk, los niños y niñas más atrevidas no deberían perderse otra montaña rusa hecha para ellos, en este caso en el área de México: El Diablo – Tren de la Mina. Exige una altura mínima de 1,10 metros y sigue un fascinante recorrido lleno de velocidad simulando los trenes que cargaban la plata mexicana. Se trata de una atracción muy frecuentada en PortAventura, porque brinda emociones a niños y adultos, de manera que pueden compartirla todos los públicos.

 

Para refrescarse en los días más calurosos, tenemos la opción de subirnos al Silver River Flume, también en Far West (como el Tomahawk). La altura mínima para acceder es un metro y con este «splash» bajaréis por fuertes pendientes a bordo de troncos talados. Para darle aún más emoción al viaje por lo que simula ser el río Colorado, esta atracción se entremezcla con El Diablo – Tren de la Mina. Silver River Flume es una atracción disfrutona que dura bastante, alrededor de seis minutos y tiene tres caídas. Ojo, porque la última no la olvidaréis.

 

Otra opción para los peques que quieran sentir la adrenalina, aunque no es una montaña rusa, es El Salto de Blas, en el área temática infantil de SésamoAventura. Es como un Hurakan Condor, pero en pequeñito y con algunas diferencias. También es una caída libre, pero aquí el niño es quien elige cuánto sube a través de una cuerda. Cuando esté preparado, basta con que se deje caer. Puede subir tantas veces como quiera para ir explorando mayores alturas. ¿Cuánto se atreverán?

 

 

Comparte en redes

Publicado por Viajes Estiber

Ofertas de esquí en Andorra, Alpes, Pirineo y Sierra Nevada. Encuentra ofertas de ski hotel más forfait y viajes de esquí al mejor precio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.