Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o siga navegando. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en Más información.

Ofertas esquí Boí Taüll

Si te gusta esquiar en altura, no puedes perderte las pistas de la estación de Boí Taüll. ¡Aquí están las más altas de los Pirineos! No te pierdas estos paquetes de alojamiento + forfait, ofertas para disfrutar a precios asequibles de un esquí o snowboard relajado, sin masificaciones y en un entorno inmejorable. Un viaje a la nieve en Boí Taüll te sorprenderá.

Puente Inmaculada Boí Taüll

Navidad en Boí Taüll

Nochevieja en Boí Taüll

Reyes en Boí Taüll

Estás en buenas manos
34 años de experiencia, + de 100 destinos y más de 1 millón de clientes.
Ahorra al reservar tu paquete
Más por menos, aprovecha las múltiples ventajas reservando tu paquete.
Paga en cómodos plazos
Asegura tu plaza con antelación y sin grandes desembolsos.
Volverás a casa encantado
Nuestros clientes nos avalan y son nuestra mejor carta de presentación.
La estación de esquí de Boí Taüll es una sorpresa para todo el que la explora con un viaje a la nieve. Se encuentra en el Pirineo de Lleida y presume de tener las cotas más altas de la cordillera: la mínima está a 2.020 metros de altitud (Pla de les Vaques), y la máxima, a 2.751 metros (Puig Falcó). Cuenta con una privilegiada orientación hacia el norte. Un cúmulo de características que garantizan la calidad y la cantidad de la nieve durante toda la temporada de esquí, con mucha nieve polvo.

 

Se ubica en la comarca de la Alta Ribagorça, que es la que tiene menos densidad de toda Catalunya. Los paisajes son bastante agrestes y de gran belleza, muy auténticos. Sus gentes son muy hospitalarias. Todo un entorno bucólico que, una vez en las pistas de esquí, se confirma la paz y tranquilidad del lugar. Se trata de una estación alejada, en cuanto al ruido, de otros grandes y masificados destinos para esquiar. Ideal, por tanto, para familias, parejas y para aquellos grupos que buscan desconectar y deslizarse por la nieve sin el estrés de estar constantemente con alguien pisándote los talones. No te costará encontrar, a primera hora, pistas todavía vírgenes, sin huellas en la nieve. Si no hay mucha gente, tampoco hay prácticamente colas: es un buen destino para aprovechar el tiempo en pistas y deslizarte una vez tras otra, sin esperas, hasta que el cuerpo aguante.

 

La estación de Boí Taüll se encuentra entre dos valles y sus pistas descienden de manera que dibujan una especie de abanico en las montañas, con un vértice en el que confluyen todas las pistas: el Pla de les Vaques. Aquí es donde se encuentra la mayor parte de los servicios de la estación. Esta geografía hace que sea, por tanto, una estación de esquí donde es difícil perderse y donde es muy fácil manejarse.

 

Si nos centramos en los datos de la ficha técnica de la estación de esquí de Boí Taüll, cuenta con un desnivel esquiable total de 10.366 metros, un área de 550 hectáreas y 45 kilómetros de pistas que se reparten en 43 trazados balizados: 6 pistas verdes, 3 pistas azules, 20 pistas rojas y 14 pistas negras. Además, hay dos itinerarios, una pista exclusiva para trineos y un snowpark con cinco zonas de diferentes niveles. Por la estación nos podemos desplazar usando sus 11 remontadores (6 telesillas, 2 telesquís y 3 cintas transportadores), con una capacidad de transporte de 15.770 personas a la hora. Cuenta con 205 cañones de nieve que mantienen una superficie innivada de 20,2 kilómetros de pistas, por si las condiciones meteorológicas fallaran. Estas son las zonas para esquiar en Boí Taüll más recomendadas en función de tu nivel de esquí.

 

  • Zona para debutantes: En la base de la estación, Pla de les Vaques (cota 2020), es donde se encuentra la mayoría de las pistas verdes de Boí Taüll. Hay dos tramos de cinta transportadora, lo que hace que sea muy sencillo, sin peligro, y con seguridad, aprender aquí a dar los primeros pasos en un espacio aislado como ofrece la pista verde Neret. Ideal para ir ganando confianza, antes de adentrarse en una pista azul. Además, es aquí donde se encuentra la mayoría de los servicios de la estación, como la atención médica, una escuela de esquí, alquiler de máquinas Go-pro y un bar-cafetería, por lo que puedes hacer una pausa antes de seguir si estás teniendo demasiadas emociones.

  • Zona central:Cuando ya se haya aprendido lo básico con los esquís o con la tabla de snowboard, el siguiente paso es subir a la zona central de la estación de Boí Taüll, pero a más altitud: al Pla de la Carlina, a 2.170 metros, donde también contamos con algunos servicios para tomar algo. Desde aquí tenemos algunos descensos divertidos y todavía fáciles como la pista verde Amateur o la pista azul Junior.

  • Zona izquierda:El área izquierda de la estación de esquí de Boí Taüll podríamos resumirla en la ascensión al Puig Falcó, a 2.751 metros, la cota más alta (por lo que dicen que aquí “los Pirineos tocan el cielo”). Desde este punto tenemos un buen abanico de propuestas difíciles para esquiadores avanzados, con trazados ideales para los amantes de la adrenalina, con buenas pendientes. No te pierdas Vista Aneto o Raspes Roies si te gusta lo extremo, o Vista Pallars y empalmar con la Volta de Tuc. Desde Puig Falcó también tenemos varias opciones de freeride que pueden enlazar con el itinerario de la estación.

  • Zona derecha:Es una zona variada, con pistas verdes, azules, rojas y negras. Destaca el divertido Boarder Cross (pista roja), que no es largo ni técnico, pero ofrece un recorrido disfrutón con curvas y un salto final; o Exprés (pista roja), que desciende desde el Balcó del Cerví, a 2.520 metros; además, aquí está el snowpark Basseta. Por otro lado, aquí tenemos rojas bastante sencillas como Vaques o Carena, por lo que la recomendamos para los que quieran dar el salto de pista azul a pista roja.
 

 

Desplazarse a una estación en transporte público siempre es complicado y nos toca hacer rompecabezas para cuadrar los horarios. Por eso, nuestra recomendación es dirigirnos a Boí Taüll en coche; si viajas desde lejos y no quieres conducir tantas horas, otra alternativa adecuada es acercarse en tren o en avión a alguna de las estaciones o aeropuertos de los alrededores. Vamos a orientarte sobre los medios de transporte que puedes utilizar para llegar a la estación de esquí.

 

En avión

Te puedes acercar a un aeropuerto próximo y allí mismo alquilar un coche o pedir un taxi (una opción considerablemente más cara). Los aeropuertos más cercanos a Boí Taüll son: Huesca, a 165 kilómetros (unas dos horas y media en coche); y Reus, a 249 kilómetros (unas tres horas y media en coche).

 

En tren

Si prefieres acercarte por vía terrestre, con ferrocarril, la estación de tren más cercana es la de Lleida-Pirineus. Tiene una buena conexión de AVE con ciudades como Madrid, Barcelona o Zaragoza, y se encuentra a 144 kilómetros de Boí Taüll, lo que serían unas dos horas y media en coche. Desde aquí también se puede tomar un autobús hacia Pont de Suert, pueblo en el que hay enlace hacia Taüll, aunque no hay demasiada frecuencia.

 

En autobús

Como decíamos, hay pocas opciones para llegar a Boí Taüll en autobús. Hay uno operado por ALSA que une Lleida con Boí y con la carretera de Taüll (el recorrido dura unas dos horas y media). La frecuencia es baja, y de media, se hace el trayecto unas dos veces al día.

 

En coche

Es la mejor opción, desde nuestro punto de vista, por la libertad y flexibilidad que da. Además, cuando cierran las pistas, podemos movernos fácilmente por los alrededores para descubrir otros pueblos o practicar otras actividades. Aunque las carreteras pasan por zonas montañosas, lo cierto es que están bien asfaltadas y mantenidas correctamente por el turismo de nieve que recibe, así que la conducción no es complicada. Recomendamos llevar siempre las cadenas en el coche para mayor seguridad y para evitar que un temporal te impida avanzar, ya que en los tramos finales la carretera se puede volver inaccesible en caso de no llevarlas. Disfruta con el trayecto, porque es precioso. Hay que decir que desde Boí Taüll Resort -donde está el gran núcleo de alojamientos- hasta las pistas de esquí de Boí Taüll hay nueve kilómetros de distancia, unos 14 minutos en coche. Estas son las rutas más habituales.

 

  • Desde Barcelona (310 kilómetros, unas cuatro horas): por la autovía A2 dirección Lleida, seguir por C-53 Tàrrega, N-230 Alfarràs-Pont de Suert y finalmente, tomar la L500-501 a Vall de Boí.

  • Desde Madrid (570 kilómetros, unas seis horas y cuarenta minutos): toma la autovía A-2 en dirección a Zaragoza y Huesca, proseguiremos por la N-240 a Barbastro, N-123 a Benabarre, N-230 a Pont de Suert hasta coger la L500-501 que conduce a Vall de Boí.

  • Desde San Sebastián (370 kilómetros, unas cuatro horas y media): autovía A-8 en dirección a Francia, continuamos por la A-63 Toulouse, A-64 Luchon, N-125 Labroquere, N-230 Vielha y terminamos el viaje con la L500-501 a Vall de Boí.

Llegar a las pistas de esquí de Boí Taüll es fácil y realmente solo contamos con dos opciones: con uno de los autobuses que pone a disposición de los clientes los hoteles del Boï Taüll Resort, o bien, en vehículo propio. Llegando por la carretera L-500 no tiene pérdida: hay que tomar el desvío a Boí Taüll y ya no dejar la carretera principal (L-501) hasta las pistas de esquí. Para dejar el coche tienes las siguientes opciones.

 

Autobús desde Boí Taüll Resort

 

Es importante destacar que a solo nueve kilómetros de las pistas está el Boí Taüll Resort (a un kilómetro, más o menos, del pueblo de Taüll). Si te alojas en alguno de sus hoteles, no debes preocuparte por coger el coche, ya que ofrecen transporte gratuito en bus hasta las pistas, con varias frecuencias. Pregunta en tu alojamiento por los horarios, que suelen ser bastante generosos en los días que cuentan con mayor afluencia. Todos los hoteles cuentan con plazas de parking para sus huéspedes, algunas de ellas cubiertas, y de pago. Además, hay espacio para dejar el coche en las calles de los alrededores, gratuitas y no vigiladas, pero no debería haber ningún problema porque se trata de una zona muy segura y tranquila, ya que aquí solo circulan los turistas y esquiadores que se alojan en el Resort.

 

Parking Gratis ✔️ Parking de pago ✔️   ℹ️ Acceso mediante autobús

 

 

En coche propio

 

Si no te alojas en ninguno de estos hoteles, la única opción que tenemos para desplazarnos a las pistas de Boí Taüll es acercarnos en nuestro propio coche, ya que no hay transporte público. La buena noticia es que hay una amplia zona de aparcamiento a pie de pistas con 1.500 plazas, que no se llena demasiado porque no es una estación de esquí (por suerte) masificada. Dejar el coche aquí es gratis para los visitantes y la zona no está vigilada, pero como venimos destacando, se trata de una estación muy tranquila y familiar y no suele haber problemas.

 

Cabe decir que no hay área de parking para autocaravanas, de manera que se recomienda acudir a campings de los alrededores. Por otro lado, la estación de esquí cuenta con 20 plazas de aparcamiento para autobuses a pie de pista.

 

Parking Gratis ✔️ Parking de pago ❌   ℹ️ Acceso mediante telesilla

 

 

Freeride Bus

 

Por último, no queremos dejar de daros información sobre un servicio de la estación de esquí de Boí Taüll que os puede resultar interesante, sobre todo si sois amantes del Freeride. La estación cuenta con itinerarios fuera de pistas en Vall de Moró y Vall de Ginebrell: el primero, de más de 1.000 metros de desnivel y 5 kilómetros de longitud para admirar un paisaje único; el segundo, ideal para iniciarse, con 500 metros de desnivel y 3,5 kilómetros de longitud.

 

Pues bien, desde aquí podéis acceder a un Freeride Bus, un servicio totalmente gratuito que recoge a los esquiadores que terminan en la carretera. Parte del Pont de Sant Martí y los conduce hasta la base de la estación; sin embargo, el conductor suele ir parando conforme se encuentra a los esquiadores. Los horarios de pasada son: a las 11.45 horas, a las 13 horas, a las 14 horas, a las 15 horas, a las 16 horas y a las 17 horas.

La estación de esquí de Boí Taüll es un paraíso para los que viajan con niños. Por un lado, se trata de un destino muy cómodo, donde podemos aparcar fácilmente el coche en el Resort, y de ahí acercarnos en bus hasta las pistas, o bien dejar el vehículo en la base de la estación, a pie de pistas. Por otro lado, es un lugar muy tranquilo, con pocas masificaciones, y con una gran cantidad de nieve, así que no faltará para que los peques se diviertan haciendo muñecos con ella o tirándose en trineo. Por último, su oferta de entretenimiento para el público familiar es muy completa, como iremos viendo a continuación.

 

Precio del forfait para niños en Boí Taüll

 

Esta estación de esquí cuenta con precios especiales para niños, distribuidos en dos categorías: menores de 7 años e infantil, de 7 a 14 años. Estos son los precios, por días:

 

  • 1 día debutante: infantil, 15 euros (bebés gratis).

  • 1 día Snowpark: infantil, 15 euros (bebés gratis).

  • 1 día: infantil, 29 euros; menor de 7 años, 5 euros.

  • 2 días: infantil, 54 euros; menor de 7 años, 10 euros.

  • 3 días: infantil, 77 euros; menor de 7 años, 15 euros.

  • 4 días: infantil, 96 euros; menor de 7 años, 20 euros.

  • 5 días: infantil, 113 euros; menor de 7 años, 25 euros.

  • 6 días: infantil, 129 euros; menor de 7 años, 30 euros.

  • 7 días: infantil, 147 euros; menor de 7 años, 35 euros.

  • 10 días: infantil, 210 euros.

 

Servicios para niños en Boí Taüll

 

Escuela de esquí 1
Guarderías (1-4 años) 1
Pistas azules y verdes 9
Jardin de nieve o parque infantil (3-6 años)        1
Remontes de cinta 3

  • Club Infantil (guardería). Los que se alojen en el Boí Taüll Resort tienen a su disposición una guardería lúdica llamada Club Infantil en la parte baja del Hotel Romanic. Es gratis y acoge a niños de 2 a 6 años. Cuenta con un amplio programa de animación infantil, piscinas de bolas y toboganes interiores.

  • Jardín de nieve. Si no te alojas en el Resort o prefieres llevarte a tus hijos a las pistas, tenemos la opción de dejarlos en el Parque Infantil de Nieve que se encuentra en la zona de debutantes de Neret, una pista verde con cinta. Dispone de una parte exterior para que tengan sus primeros contactos con la nieve, y de una zona interior, para que se diviertan con juegos, manualidades y diferentes talleres. Todo supervisado por monitores. Para niños a partir de 2 años, abre los fines de semana y festivos de 10 a 16 horas, y de lunes a viernes bajo reserva.

  • Escuela de esquí de Boí Taüll
    . Llevar a los niños a clase es la mejor manera de que aprendan a manejarse sobre la nieve sin adquirir malos vicios. Aquí cuentan con 125 monitores de esquí titulados que imparten enseñanzas en esquí, snowboard y Telemark. Hay cursos tanto particulares como en grupos y especializados para niños.

 

Qué hacer con niños en Boí Taüll

 

Ya sabes los servicios que hay para el público infantil. Ahora bien: queréis pasar el día en familia, disfrutando todos juntos de la nieve. ¿Qué opciones tenéis?

 

  • Zona lúdica. A esta zona de la estación, junto al jardín de nieve, pueden acceder los padres con los peques y abre los fines de semana y festivos de 10 a 16 horas. El pase para todo el día cuesta 7 euros y los menores de 2 años entran gratis. Además, es posible alquilar aquí mismo un trineo por 4 euros.

  • Esquiar. El mejor lugar para esquiar con niños pequeños es la pista verde de Neret, con pendiente muy suave y con remonte de cinta, muy fácil de usar y muy divertido para los peques. Otras pistas verdes interesantes para cambiar son la Basseta, que parte del Pla de les Bassetes a 2.250 metros, junto al Snowpark, o el Tobogán, que sale del Pic de la Pala Ginibrell a 2.310 metros.

  • Snowpark. Cuenta con módulos sencillos, ideal para los niños que quieran probar a hacer piruetas, en Basseta.

  • Ruta con raquetas. Una propuesta muy popular entre las familias es alquilar unas raquetas de esquí y dar un paseo por los alrededores, a paso lento, como solo puede ser cuando caminamos sobre la nieve. A los niños les encanta sentir la nieve crujir bajo sus pasos. En la misma estación se puede alquilar el material.

  • Ruta con niños. Otra opción para realizar con niños en la Vall de Boí, ya fuera de la estación, es recorrer su patrimonio románico. La mejor manera de hacerlo atractivo a los peques es explorarlo con la actividad ‘Cuentacuentos y Leyendas de la Vall de Boí’, que propone diferentes excursiones por los alrededores acompañadas de leyendas de seres fantásticos y mitológicos que entusiasmarán a vuestros hijos.

Ir a esquiar es mucho más que deslizarse por la nieve. Las pistas de esquí cierran relativamente pronto porque en invierno anochece antes y porque el personal de la estación tiene que preparar las pistas para que estén preparadas para afrontar una nueva jornada al día siguiente, en perfectas condiciones. Es entonces cuando llega el momento de disfrutar del ‘après-ski’. En la estación de esquí de Boí Taüll encontramos propuestas para todos los gustos: desde tomar algo en algún bar o pub y conocer gente nueva relacionada con el mundo del esquí, hasta hacer turismo y conocer alguno de los grandes atractivos de los alrededores, o disfrutar de una tarde relajante en algún spa. Estas son nuestras recomendaciones.

 

Bares y fiesta

 

El día todavía es joven cuando cierran las pistas de esquí y apetece más que nunca tomar algo, charlar con nuestros amigos o con la familia, y conocer gente nueva en un ambiente agradable. Son varios los bares de copas en los que podemos continuar la jornada cerca de la estación de esquí de Boí Taüll. Nuestra primera parada es el Bar de la Plaça, en pleno centro, junto a la iglesia de Santa María; se trata de todo un icono entre esquiadores donde se genera un buen ambiente por las tardes, con música y copas variadas.

 

Seguimos con el bar El Mallador, con un entorno cálido de madera, con una chimenea muy agradable en los días más fríos del invierno; cuenta con una buena variedad de vinos y cervezas y los clientes pueden tocar algunos instrumentos que están a disposición de quien quiera amenizar la velada.

 

Otra buena opción es la Cervecería Tribulosi, con magníficas vistas panorámicas y con una increíble carta de 80 cervezas diferentes, incluidas las afamadas belgas. Te recomendamos también el Bar La Rambla, de copas, con ambiente rústico y típico de alta montaña con chimenea incluida; está cerca de los hoteles y ponen buena música, no demasiado alta, por lo que es ideal para charlar.

 

Por último, en el restaurante L’Era podemos cenar platos típicos y alargar la velada hasta altas horas de la noche, tomando unas copas, vinos o cervezas.

 

Actividades

 

Una de las mejores actividades que podemos hacer en el ‘après-ski’ en Boí Taüll es hacer turismo y conocer sus atractivos históricos. No es para menos, la Vall de Boí presume de ser la comarca con la mayor concentración de arte románico de toda Europa. Por eso, te proponemos hace una ruta por sus iglesias románicas, con la que visitarás 7 pueblos con mucho encanto y 9 iglesias construidas entre los siglos XI y XII que están reconocidas como Patrimonio Mundial por la UNESCO, todo esto rodeado por un paraje natural privilegiado.

 

No te pierdas el Centro del Románico de Erill la Vall para tener una perspectiva general y una explicación de lo que conoceremos en la ruta. Apunta estas iglesias de visita obligatoria: L’Assumpció de Cöll, Santa Maria de Cardet, Sant Feliu de Barruera, Nativitat de Durro, Sant Quirc de Durro, Santa Eulàlia d’Erill la Vall, Sant Joan de Boí, Sant Climent de Taüll y Santa Maria de Taüll.

 

Por otro lado, podemos disfrutar de otras actividades deportivas en el entorno de Boí Taüll, diferentes al esquí: excursiones a caballo, escalada, vías ferratas, senderismo, rutas en quads, paintball, tirolinas, parapente, gimkanas, rutas con raquetas de nieve, alquiler de motos de nieve, y mucho más. Además podrás encontrar ofertas para hacer rafting en la Vall de Boí y Barranquismo en la Valle de Boí.

 

Relax

 

El mejor sitio para cuidar tu cuerpo y tu salud es el Balneario de Caldes de Boí. De hecho, está incluido en el Libro Guinness de los Records por ser el que cuenta con más variedad de aguas: ofrece hasta 37 fuentes diferentes, todas mineromedicinales, con diversas composiciones y temperaturas. 

 

Este espectacular centro termal se encuentra a 1.500 metros de altura y tiene una impresionante historia de más de 16.000 años. Los manantiales se ubican en una zona de jardines muy extensa de 24 hectáreas. Las aguas tienen unas temperaturas que oscilan entre los 4 y los 56 grados, por lo que son ideales para seguir diferentes tratamientos terapéuticos. Algunas son cloruradas, otras sulfuradas, sulfatadas, bicarbonatadas… Esta variedad permite seguir tratamientos para afecciones reumatológicas, dermatológicas o respiratorias, o simplemente, ser una auténtica terapia antiestrés. Puedes encontrar las mejores ofertas de Hotel con Balneario de Caldes de Boí aquí.

Si vamos a esquiar a la estación de Boí Taüll, tenemos muchas posibilidades de alojamiento. Por un lado, nos podemos quedar a dormir en la urbanización del Boí Taüll Resort, ideal si no queremos coger el coche para desplazarnos a las pistas (ya que los hoteles ofrecen un autobús directo gratuito) o si en nuestro viaje no queremos movernos demasiado por los alrededores; o también nos podemos alojar en algunos de los muchos hoteles que hay por los bonitos y pintorescos pueblos del entorno, en el Pirineo catalán, donde en el ‘après-ski’ podremos disfrutar de tranquilos paseos por sus calles y de su oferta de ocio y restauración. Aquí te hemos preparado una selección con algunas de nuestras recomendaciones.

 

  • Hotel Snö (3 estrellas). Se trata de un alojamiento que está en el Boí Taüll Resort con una buena relación calidad-precio. Enclavado en uno de los valles más espectaculares del Pirineo catalán, aquí podremos encontrar un gran confort y todas las prestaciones que necesitamos para que nuestra estancia al ir a esquiar a Boí Taüll sea de “diez”. Tiene 89 habitaciones con diferentes capacidades, de una a cinco personas, por lo que es ideal para todo tipo de públicos: desde parejas hasta familias y grupos de amigos. Dispone también de un restaurante muy amplio en sus instalaciones con platos de comida sana y para personas con necesidades especiales, como celíacos, diabéticos y alérgicos. Este hotel es “pet-friendly”, de manera que aceptan animales domésticos por un suplemento diario. Ofrece guardaesquís a los huéspedes y está solo a 9 kilómetros de las pistas de esquí, además de contar en sus inmediaciones con muchos puntos de interés turístico, como las iglesias románicas de la Vall de Boí.

 

  • Apartaments Snö. Hay personas que prefieren alejarse de los hoteles, por considerarlos demasiado fríos e impersonales, y optan por otra modalidad: apartamentos, porque aquí se sienten más como en casa. Muy cerca de las pistas de esquí, en el Boí Taüll Resort, tenemos la opción de quedarnos a dormir en este pequeño edificio, muy tranquilo y confortable, y muy nuevo, ya que se reformó completamente en 2019. Está a 150 metros del Hotel Snö y cuenta con 8 habitaciones (de las cuales 7 son dobles, perfectas para viajar en pareja, y una es una cuádruple, pensada para familias), además de 15 apartamentos con diversas capacidades. Cuenta con todo lo que necesitas para que tu estancia sea de lo más acogedora: un salón común con chimenea, un espacio ideal y ameno para las charlas; televisión; limpieza diaria de las habitaciones y de los apartamentos; cocina con todos los utensilios necesarios para cocinar en casa; servicio de guardaesquís…

 

  • Hotel Can Mestre (2 estrellas). Un buen alojamiento con precios económicos para dormir cerca de las pistas de esquí de Boí Taüll, de las que está a 24 kilómetros (unos 25 minutos en coche), en el bonito pueblo de Pont de Suert. Es un hotel modesto pero confortable, en el centro histórico de una localidad de alta montaña que te enamorará con sus calles y paisajes. Dispone de 28 habitaciones, de las cuales algunas tienen balcón privado y otras está abuhardilladas, lo que les confiere un toque muy entrañable. Este hotel cuenta con bar-cafetería, comedor y restaurante especializado en cocina tradicional de montaña, con platos típicos de la zona. Desde aquí es muy fácil visitar parajes como la Vall de Boí, la Val d’Aran o el Parque Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. También dispone de servicio de alquiler de bicicletas y propuestas de deportes de aventura para exprimir el ‘après-ski’.

 

  • Apartaments Pleta Bona. Traemos otra propuesta para alojarse en el Resort Boí Taüll, a solo 9 kilómetros de las pistas de esquí, desde podremos acceder cómodamente en los autobuses que ofrece para los clientes, para que te olvides del coche y de dónde aparcar en pistas. Se trata de unos apartamentos y estudios con bonitas vistas al Pirineo catalán y con una zona de cocina completamente equipada. Están dentro del complejo de Pla de l’Ermita, que cuenta con piscinas al aire libre, pistas de tenis y campo de minigolf en verano, así como tiendas, restaurantes y bares con mucho ambiente durante la temporada alta. Estos apartamentos ponen a disposición de los clientes plazas de aparcamiento privado gratis. Todos ellos están decorados de forma sencilla y acogedora, tienen calefacción y muebles de madera, dando un toque muy rústico. Algunos tienen jardín o terraza

La estación de esquí de Boí Taüll es cómoda y no es excesivamente grande, así que la oferta de restauración es limitada a su tamaño. No obstante, encontraremos todo tipo de opciones para recuperar fuerzas mientras esquiamos: desde establecimientos para comer algo rápido como bocadillos o hamburguesas, hasta la posibilidad de comer bien de plato. Por otro lado, vamos a conocer también algunas de las mejores propuestas para cenar bien y relajados después de la jornada de esquí en el Boí Taüll Resort.

 

 

Comer en pistas

 

  • Cafetería Isard. Se encuentra en el edificio principal de la estación de esquí y es tipo self-service, con posibilidad de escoger hamburguesa o bocadillo (no dejes de probar la botifarra autóctona), con patatas fritas y bebida. Hay platos sueltos, menús y tapas.

 

  • Terraza Isard. Un espacio con vistas increíbles y al aire libre, todo un placer en días de buen tiempo. Ideal para almorzar un bocadillo de autor. Muy buen ambiente.

 

  • Restaurante-Cafetería La Guineu. Está en la cota 2.020, ideal para comer unos bocadillos o hamburguesas a buen precio.

 

  • Restaurante-Cafetería Carlina. Se encuentra a 2.170 metros de altura, en el Pla de la Carlina. Es un bonito local de madera donde podremos elegir entre diferentes platos, tapas y menús.

 

  • Cafetería Cau. Está en la zona de debutantes y ofrece comidas informales, sencillas y rápidas, como pausa entre pista y pista, o como fin de la jornada.

 

 

Cenar en Boí Taüll Resort

 

  • Bar Barocco. Una opción para cenar a buen precio, con dos plantas. Ofrece pizzas sabrosas y de buen tamaño, con estufa y ambiente agradable, y económicas.

 

  • Restaurante La Perdiu. Sin salir de la urbanización, podemos cenar a buen precio platos que gustan a toda la familia: pizzas y hamburguesas, de buena calidad. También sirven entrantes y aperitivos, bocatas de autor, ensaladas y pastas, con una presentación muy buena.

 

  • Restaurante Sant Quirze. Típico buffet para llenar el estómago y repetir tantas veces como queramos, con planchas, fritos y rebozados, además de patatas fritas. Perfecto para el público familiar y con precios justos.

 

  • Llesqueria l’Empriu. Si buscamos algo con un poco más de calidad y a un kilómetro de la urbanización del Boí Taüll Resort, nos podemos acercar a este restaurante del pueblo de Taüll. Está especializado en chuletas y sirven embutidos típicos de la zona  en “llescas”. No os perdáis las de sobrasada y miel, la hamburguesa ecológica de bacon y queso o las butifarras. Todo casero y con un trato inmejorable.

 

  • Restaurante El Caliu. En Taüll tampoco podéis dejar de visitar este restaurante con menú y platos de carta con platos caseros y deliciosos. Cocina tradicional, de brasa, magret, estofados y mucho más.

Preguntas frecuentes

La estación de Boí Taüll todavía no ha anunciado cuando abrirá sus puertas. La fecha prevista para finalizar la temporada 2020-2021 también está sin determinar.


La estación Boí Taüll tiene actualmente 45 kilómetros esquiables repartidos en 43 pistas de todos los niveles: 6 verdes, 3 azules, 20 rojas y 14 negras.


Sí, la estación de Boí Taüll cuenta con 5 zonas de Snow Park de distintos niveles.


Los meses de diciembre a febrero. En Estiber encontrarás ofertas especiales para Navidad, Fin de año, Reyes, Puentes y otras fechas señaladas.


La estación de Boí Taül cuenta con una escuela de esquí y servicio de alquiler de material. Además, tiene centro de atención médica, restaurantes, cafetería, etc.