< Inicio del Blog

Esquí Alpino: Qué es, disciplinas y material utilizado

El esquí alpino, llamado así por la localización de su origen y también conocido como esquí de descenso, es una de las modalidades más conocidas dentro del esquí de competición y una de las disciplinas más practicadas de los deportes de invierno.

 

Como comentábamos, comenzó a practicarse en los Alpes, región con una larga tradición en los deportes de nieve, y consiste en descender en el menor tiempo posible una pista de esquí con un recorrido ‘marcado’ con distintos tipos de señales.

 

¿Qué material se requiere para practicar el esquí alpino?

El equipo que se utiliza es muy similar al de las otras modalidades pero con algunas diferencias en cuanto a materiales, más ligeros y resistentes, prestaciones y rendimientos que permiten alcanzar una gran velocidad durante el descenso.

 

Por ejemplo, los esquís, los cuales son más cortos y anchos que los utilizados en otras modalidades de fondo, tienen como objetivo ser lo más aerodinámicos posible manteniendo la estabilidad y el control sobre el giro. Puedes ver cómo elegir los esquís de pista o esquí alpino.

 

Qué esquís elegir

Las botas, hechas con los más innovadores materiales plásticos especiales, suelen ser de mayo dureza que en otras disciplinas, pues su objetivo es conseguir la mejor ‘transferencia’ posible entre el esquiador y el esquí y soportar altísimas velocidades. Los mecanismos que tienen las fijaciones proporcionan flexibilidad y seguridad  ya que en caso de una caída se sueltan permitiendo que la bota se desenganche fácilmente.

 

Los bastones están fabricados de material liviano, puede ser metal o fibra. Están diseñados para facilitar los movimientos  ayudando a mantener y mejorar el equilibrio.

 

Como en todas las formas del esquí de competición, el casco es obligatorio. Y aunque no lo sea a nivel amateur, es recomendable utilizarlo siempre.

 

Enlace de interés: Cómo elegir el material de esquí: Esquís, botas, bastones, etc.

La pista de competición de esquí alpino

Durante las competiciones, es una obligación que la pista este homologada por la FIS (Federación internacional de Esquí). Esto significa que debe estar  debidamente señalada, ya que los esquiadores alcanzan velocidades de hasta 165 km/h y que cualquier obstáculo fuera de lugar puede ser mortal.

 

Estas señales o vallas  deben ser flexibles, para que sirvan de freno en caso de alguna caída.

 

Otro factor importante es la calidad de la nieve, debe estar dura y compacta.  Si las condiciones no se dan naturalmente, se usan productos químicos para dejarla en óptimo estado antes de la competencia.

 

Especialidades del esquí alpino

Como en todas las modalidades del esquí, se exige, además de estar en buena forma, determinadas habilidades físicas y técnicas que dependerán de cada una de las especialidades existentes.

 

En el programa de los Juegos Olímpicos de Invierno, se cuentan hasta 5 especialidades de esquí alpino en categorías masculina y femenina.

 

Esquí alpino

 

Descenso: El objetivo es bajar por una montaña nevada en el menor tiempo posible y es la prueba más seguida en la Copa del Mundo. Consiste en realizar el descenso en el menor tiempo del recorrido, lo cual suele ser de un promedio de entre 1 minuto y medio y dos minutos y medio.

 

Esta prueba se realiza en tres días. El primer día los participantes estudian y recorren la pista. El segundo día realizan una bajada de entrenamiento para ir aumentando la velocidad y mejorando los tiempos para ya el tercer día dedicarlo a la competición.

 

Slalom: Para practicar esta modalidad se necesita una gran habilidad para realizar giros cerrados. En esta prueba  consiste en  hacer dos mangas con diferentes trazados en el menor tiempo posible. El recorrido es el más corto, con un número de puertas es mayor y menor distancia entre puertas.

 

Para realizar con éxito este ejercicio es necesario tener gran precisión y coordinación de movimientos, pues los giros realizados por el deportista serán  de ser más cerrados.

 

Slalom gigante: Igual que el slalom pero con un recorrido más largo y mayor distancia entre puertas. Se coge una mayor velocidad y sus giros son más anchos.

 

Slalom súper gigante: Recorrido intermedio entre los 2 anteriores en cuanto a distancia, tiene un desnivel negativo similar al del descenso. Pero la mayor diferencia es que en esta disciplina no se permite un reconocimiento del recorrido tan exhaustivo.

 

Paralelo: Es esta prueba los corredores descienden un recorrido corto, muchas veces es en parejas y compiten por ser los primeros en llegar a la meta.
Si bien es la menos practicada, es muy atractiva para el público, ya que el nivel de competitividad entre los esquiadores provoca cierta  tensión y emoción.

 

Combinada: Esta prueba se realiza en dos partes, una de Descenso y otra de Slalom, como si fueran independientes, pero a dos mangas. De los dos mejores tiempos sea menor. El ganador  es aquel cuya suma de ambos tiempos es menor.

 

Conociendo este deporte y sobre todo la disciplina del esquí alpino en profundidad, tal vez es momento de ir un poco más allá. ¿No crees? Puedes buscar un monitor para tecnificar/perfeccionar tus habilidades sobre los esquís.

Publicado por Viajes Estiber

Ofertas de esquí en Andorra, Alpes, Pirineo y Sierra Nevada. Encuentra ofertas de ski hotel más forfait y viajes de esquí al mejor precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *