< Inicio del Blog

Los bastones de esquí: ¿Son realmente importantes?

Seguramente te habrás peguntado muchas veces para que sirven los bastones de esquí, qué tipos de bastones existen y cuáles son los necesarios para ti, como decidir sobre el ‘largo’ del mismo, si son realmente útiles, etc. Hoy, ¡tendrás todas las respuestas!

 

Los bastones de esquí son uno de los componentes más baratos dentro del equipamiento (quizás junto con guantes o gafas), pero no por ello menos importante dentro del conjunto. Independientemente de la experiencia del esquiador, contar con unos bastones, y sobre todo aprender a utilizarlos de forma correcta, es condición indispensable para conseguir una buena técnica.

 

¿Para qué sirven los bastones o ‘palos’ de esquí?

Los bastones sirven, principalmente, para ganar estabilidad, equilibrarnos al esquiar y como ayuda para marcar el ritmo de nuestras bajadas. También favorecen la ejecución de giros y curvas y son muy útiles para impulsarse en lugares donde la pendiente es poca o incluso inexistente. También te vendrán bien como punto de apoyo para ponerte en pie tras una caída.

Tipos de bastones

Existen distintos bastones según la modalidad de esquí practicada disponibles en una variedad de formas, materiales y precios. Los hay que son más gruesos y pesados mientras que otros son más livianos y flexibles, pero lo mas importante es escoger el que se adecue a tu disciplina, talla y tamaño.

 

El esquí de fondo o nórdico precisa de bastones más largos, ligeros y resistentes, pues su principal objetivo es permitir el avance soportando toda la fuerza del esquiador.

 

palos de esqui nórdico
En el esquí de travesía o fuera pista, los bastones también deben ser rígidos pero, al mismo tiempo, cómodos y livianos. Piensa que deben servir tanto para subir como para bajar. Mucha gente los utiliza plegables o telescópicos para facilitar su transporte.

 

Enlace de interés: Cómo elegir los esquís de travesía o montaña

 

En el esquí alpino, si bien pueden existir distintos tipos de bastón según la modalidad o disciplina alpina, se utilizan bastones de una sola pieza con un diámetro algo más grueso. Aquí el peso no importa tanto, pues su objetivo es permitir bajadas los más veloces posible.

Las partes de un bastón

Todos los bastones de esquí se pueden dividir en una serie de elementos: empuñadura, correa o dragonera, tubo, roseta y punta.

partes palos esqui
La empuñadura puede ser rígida o blanda. Su función es abosrober las vibraciones producidas producidas al clavar el bastón y evitan que se resbale de las manos. Las hay de distintos materiales, pero lo más importante es que sea ergonómica, cómoda y permita una buena sujeción.

 

La correa o dragonera, que se ajusta a la muñeca, permite que no pierdas los bastones en caso de caída. Son muy útiles para poder soltar los bastones en momentos determinados (telesilla, paradas, etc.) sin tener que preocuparte por dónde dejarlos.

 

La caña o tubo también puede ser de distintos materiales, aportándole mayor o menor peso y rigidez según sea necesario. Los tubos más rígidos son los de aluminio, mientras que los más flexibles están fabricados en fibras y materiales compuestos (fibra de carbono, etc.) y suelen ser más caros. Los bastones de composite son los más flexibles y resistentes que existen hoy en día, pero sus prestaciones se pagan y no van a marcar la diferencia en el día a día del esquiador medio.

 

La roseta puede ser de distintos tamaños, generalmente existen 3. Las de mayor diámetro, como es lógico, evitan que el el bastón se hunda en la nieve, y es el más indicado para pisar ‘nieve fresca’. Las medianas son ideales para aficionados al esquí alpino, pues son las más polivalentes y que permiten un mejor rendimiento tanto en nieve virgen como en nieve pisada. Las pequeñas, por su parte, se utilizan sobre todo en competición.

 

La punta suele estar fabricado de acero templado y con una forma más bien aplanada. Están pensadas para clavarse fácilmente tanto en nieve blanda como nieve dura o incluso hielo.

Cómo elegir tus palos de esquí

A la hora de elegir tus bastones, debes tener en cuenta las recomendaciones para cada modalidad. Pero también tu nivel de técnica, estatura, etc. Todo esto, podrá indicártelo sin problemas el profesional de la tienda donde vayas a comprar o alquilar el material.

 

empuñadura bastones de esqui

No obstante, si te los van a prestar o no dispones del asesoramiento de un profesional, existe una buena forma de saber si el bastón es de tu talla.

 

Para comprobar su adecuación, debes dar la vuelta al bastón de forma que la empuñadura quede apoyada en el suelo. Después, debes sujetarlo por la punta, justo por encima de la roseta (apoya el puño cerrado en esta). En esta posición, tu codo pegado al costado del cuerpo debe formar un ángulo de 90º, quedando el antebrazo en una posición paralela al suelo.

 

Si este es el caso, el bastón será de tu medida. Si el ángulo que forma tu codo es mayor o menor, llévatelos en tu viaje y pregunta en cualquier tienda. Siempre estarás a tiempo, si no te sirven, de encontrar aquellos que necesitas.

Artículos relacionados

Publicado por Viajes Estiber

Ofertas de esquí en Andorra, Alpes, Pirineo y Sierra Nevada. Encuentra ofertas de ski hotel más forfait y viajes de esquí al mejor precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *