Ofertas para esquiar en fin de año en Sierra Nevada

Fiesta, nieve, buen tiempo, ¡esquí! ¿Te parece un buen plan para pasar el próximo Fin de Año? ¿Difícil, verdad? En la estación de esquí de Sierra Nevada encontrarás esto y mucho más gracias a las actividades especiales que han organizado para estos días. No te lo pierdas y reserva ya tu paquete de hotel+forfait para pasar la Nochevieja esquiando en Andalucía.

Una Nochevieja que no olvidarás nunca

Cada vez son más las personas que se aburren de los clásicos planes de Fin de Año y buscan una experiencia inolvidable. Tanto si piensas despedir el año con la pareja, como si vas a hacerlo con amigos o en familia, una estación de esquí es una buena opción. En Sierra Nevada, además, preparan un interesante y completo programa para que no os aburráis en ningún momento: no faltan ni el cava, ni las bolsas de cotillón; ni una pantalla gigante para ver en directo la retransmisión de las uvas; ni la música de la mano de DJs; ni regalos de la estación de esquí; ni la fiesta ni el baile.

 

¡Esquí nocturno!

En esta época del año Sierra Nevada brinda la oportunidad de practicar esquí nocturno. ¿Te has deslizado alguna vez por pistas siguiendo el rastro de la iluminación artificial y bajo un precioso manto de estrellas? Pruébalo porque es una experiencia única. Encuentra aquí los paquetes con las mejores ofertas de esquí Nochevieja en Sierra Nevada.

 

Sierra Nevada: para todos los públicos

La estación de esquí de Sierra Nevada es siempre una buena elección. Tiene 120 pistas de todos los niveles repartidas en 105 kilómetros. Despedir el año en este lugar es una magnífica manera de combinar la fiesta con el deporte, y de paso, no sentirnos así tan culpables de los excesos navideños. ¿Qué dices? ¿Te atreves a vivir el Fin de Año en la nieve?

Además, la estación de esquí sureña -muy próxima a la ciudad de Granada- tiene una popular zona de 'snowpark' para los amantes de la tabla y los esquiadores más intrépidos. Y si te gusta combinar descensos en pistas con esquí de fondo, ¡Sierra Nevada también es tu destino!

Vive la Nochevieja en Sierra Nevada. ¡No te arrepentirás!

¿Dónde esquiar cerca de Madrid? Las mejores estaciones de esquí

Si vives en Madrid, estarás muy cerca de las bonitas montañas de la sierra de Guadarrama, en el Sistema Central, que tiene su techo a 2.428 metros de altitud, con la simbólica cima del Peñalara. El clima de interior favorece unas buenas condiciones de la nieve, así que no hay que recorrer demasiados kilómetros para pisarla y poder disfrutar del esquí y del snowboard. ¿Qué estaciones de esquí cerca de Madrid podemos encontrar? ¿Qué nos ofrece cada una de ellas? Conoce todos los destinos de nieve de la Comunidad Autónoma de Madrid. Fuera de la región, además, hay algunas estaciones muy frecuentadas por los madrileños. Te invitamos a descubrirlas. Las estaciones de esquí más cercanas a Madrid Es posible esquiar en Madrid sin salir de los límites de la comunidad autónoma. Ahora bien, hay que tener en cuenta que aquí la temporada suele ser algo más corta que en otros destinos como Sierra Nevada o los Pirineos debido a la menor altura de sus montes. Las estaciones de Madrid, sin ser enormes, son suficientes para disfrutar de uno o más días en la nieve con grandes dosis de diversión. Valdesquí Esta estación de esquí de Madrid está en la vertiente norte de las montañas de la Bola del Mundo y el Cerro de Valdemartín, en el término municipal de Rascafría; la orientación favorece unas buenas condiciones de la nieve en las pistas. Se trata de un importante centro de ocio invernal que atrae a muchos madrileños y segovianos por la proximidad a las dos ciudades. Está a cotas entre 1.860 y 2.278 metros de altitud y tiene 22,3 kilómetros esquiables, en los que hay 29 pistas de nieve en Madrid muy equilibradas, una pista de competición homologada FIS, un snowpark, actividades de après-ski, escuela de esquí y snowboard y tienda de alquiler de material. En el entorno de Valdesquí también hay opciones para los amantes del esquí de montaña. https://www.youtube.com/watch?v=UaMfEcklp5o El Puerto de Navacerrada Es una estación de esquí y también un puerto de montaña a 1.858 metros de altitud, en un collado que hace de frontera entre las provincias de Madrid y de Segovia: la vertiente sur es la madrileña, que da a los pueblos de Cercedilla y Navacerrada, mientras que la norte pertenece al municipio segoviano de La Granja de San Ildefonso. Estas pistas de esquí de Madrid están a cotas entre los 1.703 metros y los 2.174 metros, llegando hasta el alto de Guarramillas. Tiene 10 kilómetros de pistas, en las que encontramos un total de 8, de las cuales una es verde, tres son azules y 4 son rojas. También tiene un snowpark. Una de las cosas que más nos gusta de este destino es que se puede llegar en coche, en autocar o en tren hasta la misma estación de ferrocarril del Puerto de Navacerrada. Pinilla Esta estación de esquí realmente está en la villa de Riaza, en la provincia de Segovia, pero su proximidad a Madrid lo convierte en un destino de nieve bastante habitual entre los madrileños. Podemos destacar las impresionantes vistas y parajes que rodean el complejo, a cotas entre los 1.500 y los 2.274 metros de altitud, en el macizo de la Sierra de Ayllón. Se caracteriza por ser una estación bastante divertida, muy acogedora y con un ambiente muy familiar. Tiene un total de 20 pistas, con bastantes que suponen un reto para esquiadores experimentados sin olvidarse de los debutantes: hay 4 pistas verdes, 7 pistas azules y 13 pistas rojas. En sus instalaciones hay todo tipo de servicios, desde hotel y albergue, hasta tienda de alquiler de material de esquí, bares y restaurantes y escuela de esquí. Las estaciones de esquí más TOP frecuentadas por esquiadores de Madrid Si buscas estaciones de esquí más grandes, con más pistas y retos en la nieve, no estás solo: son muchos los madrileños que perfieren no esquiar en Madrid y hacen algunos kilómetros más para probarse en otros centros invernales de la península. Como mucho, nos desplazaremos hasta 6 horas y media en coche. Formigal-Panticosa Una de las estaciones de esquí por excelencia del Pirineo Aragonés y España. Se encuentra a 475 kilómetros de distancia de Madrid, algo menos de 5 horas en coche. Para quien no la conozca, se trata de una de las grandes pirenaicas: tiene 147 pistas (12 verdes, 36 azules, 52 rojas, 42 negras y 5 itinerarios) en un impresionante dominio esquiable de 182 kilómetros. El entorno de las pistas de Formigal-Panticosa es espectacular, cerca del nacimiento del río Gállego, y tiene un ambiente familiar, pero también mucha marcha en las horas del après-ski, donde destaca la fiesta de la terraza-discoteca de Marchica. Seguro que os encontraréis a muchos madrileños esquiando por aquí, un acierto seguro. Astún y Candanchú Otras de las habituales entre los esquiadores de Madrid, especialmente entre los que ya tienen un cierto nivel; está a 488 kilómetros y unas cinco horas en coche. Astún tiene muchas pistas, pero pocas fáciles y las azules tienden a ser algo más complicadas que en otras estaciones. Hay 3 pistas verdes, 13 azules, 21 rojas y 13 negras. Ahora bien, la cosa cambia si le sumamos el dominio de 100 kilómetros que suma con la vecina Candanchú. Entre las dos, agrupan hasta 102 pistas con 15 verdes, 30 azules, 38 rojas y 19 negras, así que hay diversión para todos los públicos. No falta un snowpark, estadio de competición, zona de trineos que encantará a los peques, recorridos de esquí de montaña, circuitos de fondo, circuitos para hacer rutas con raquetas... y mucho más. Aunque el esquí en Astún y Candanchú está muy enfocado al público familiar, también es posible encontrar pubs y bares animados durante el après-ski, como el Barambán de Candanchú. Sierra Nevada Muchos madrileños optan por viajar hacia el sur para esquiar, concretamente a la espectacular sierra cerca de Granada para disfrutar de su buen tiempo en las pistas, de su impresionante dominio esquiable con más de 100 kilómetros de pistas y de su precioso entorno. Hay muchas cosas que hacer en Sierra Nevada, por no olvidar de la cercanía a la ciudad y capital de las cervecitas y las tapas, un plan de nieve infalible. Está a 455 kilómetros de Madrid, lo que se traduce en unas 4 horas y 40 minutos en coche. Si quieres esquiar en Sierra Nevada, hay un hueco para todos: desde el público familiar hasta los grupos de debutantes y los esquiadores avanzados que buscan más adrenalina. Hay 133 pistas, con los siguientes niveles de dificultad: 20 verdes, 48 azules, 51 rojas y 7 negras. Además, ¡podemos esquiar por la noche y vivir una experiencia inolvidable! Y no olvidemos que el desnivel esquiable es de 1.200 metros. Baqueira-Beret Un destino de nieve algo más lejano de los que hemos visto antes, pero que vale mucho la pena. Está a unos 580 kilómetros de la ciudad de Madrid, es decir, unas 6 horas y media en coche. Esquiar en Madrid no tiene nada que ver con Baqueira, una de las estaciones de esquí en el Pirineo Catalán con más prestigio y con unas grandes condiciones de la nieve durante toda la temporada. Esquiar en Baqueira Beret significa esquiar en 165 kilómetros balizados y 5 kilómetros de itinerarios, todo en un área esquiable de más de 2.270 hectáreas. En total hay 113 pistas, de las cuales 5 son verdes, 43 son azules, 48 son rojas y 17 son negras. También hay snowpark, stadium de slalom, funpark, ski kronos, boardercross, zona freeride y circuito de conducción sobre nieve.

Las mejores escuelas de esquí en Sierra Nevada

La estación esquí de Sierra Nevada es un lujo a pocos kilómetros de Granada. Es un impresionante dominio esquiable con más de 110 kilómetros de pistas balizadas en un lugar donde presumen de tener muchos días soleados. No solo cuentan con un maravilloso clima, sino que también es una estación que ofrece muchos servicios como son, por ejemplo, un amplio abanico de los mejores hoteles cerca de Sierra Nevada, escuelas de esquí, o incluso disfrutar de diversos planes que ver y hacer en Sierra Nevada. Aquí podremos esquiar en invierno sobre una nieve de gran calidad y en cantidad, gracias a la altura del dominio, que tiene una espectacular cota mínima de 2.100 metros y alcanza los 3.300 metros (llega casi a la cima del pico Veleta). De hecho, es la que tiene el mayor desnivel esquiable de la península: nada menos que 1.200 metros. Sierra Nevada tiene un total de 133 pistas con todos los niveles de dificultad, trazados para debutantes y familias, y otros para esquiadores experimentados que buscan auténticos retos: 20 pistas verdes (muy fáciles), 48 pistas azules (fáciles), 51 pistas rojas (difíciles) y 7 pistas negras (muy difíciles), donde podemos encontrar alguna de las 10 mejores pistas negras de España y Andorra. Es decir, que tiene más del 50% del dominio esquiable preparado para debutantes que están aprendiendo a esquiar (68 pistas fáciles o muy fáciles). Si os han liado para ir a esquiar a Sierra Nevada y no sabéis ni poneros las botas o queréis perfeccionar vuestra técnica, lo mejor es pasar por una de las 15 escuelas de esquí que hay en Sierra Nevada y que cuentan con más de 400 profesionales. https://www.youtube.com/watch?v=hLuDaiMC7ng   ¿Aprender en una escuela de esquí de Sierra Nevada o por nuestra cuenta? Ser autodidacta en cualquier disciplina siempre es más económico que pasar por una academia o una escuela, pero a veces, lo barato sale caro. Si vamos con amigos, es frecuente que los colegas que más saben nos convezcan para que vayamos con ellos y aprendamos mirándoles o nos dicen que ya nos darán algunos truquillos. Si ninguno de ellos es monitor o guía -en ese caso, nos callamos- es fácil que banalicen cualquier técnica y piensen que por decírtelo una vez ya sabrás hacerlo -por ejemplo, la cuña para frenar- y tú pretendas seguir su ritmo. Craso error: podrías aventurarte en pistas para las que todavía no estás preparado y tener alguna lesión que, en el mejor de los casos, haga que odies el esquí para siempre. De la misma manera, si no vamos a clase con profesionales, podemos adoptar ciertos "dejes" o "vicios" que, una vez asimilados, son difíciles de quitar. Por otro lado, las familias deben huir de la figura padre-profesor o madre-profesora de esquí con sus hijos. Primero, porque saber esquiar no implica necesariamente saber transmitir los conocimientos; segundo, porque podemos traer rencillas de casa que se trasladen a las pistas de esquí y ya sabemos que las peleas entre familia siempre son más habituales que con extraños a los que no conocemos, y esas discusiones pueden generar rechazo al esquí entre los peques; tercero, porque ser padres o madres no nos confiere por naturaleza el arte de la paciencia y podemos forzar a los chavales a que avancen más rápido de lo que quieran o deberían. Así que vale la pena pagar algo de dinero en que les enseñen monitores especializados y acostumbrados a tratar con niños y niñas. ¿Por qué debería ir a clases de esquí en Sierra Nevada? ¿Debes ir a la escuela de esquí de Sierra Nevada? Hay varios perfiles para los que son recomendables ir a clases. ¿Eres tú uno de ellos? Nunca has esquiado. Lógicamente, debes ir a clases. Aunque algunos piensan que con su amigo que hace una escapada al año a las pistas ya aprenderá, vale la pena que te enseñe un profesional por varios motivos: conoce las técnicas a la perfección, ¡sabe explicarlas!, te corregirá "vicios" desde el principio para que no te quedes con ellos para siempre, te dirá cómo prevenir lesiones, te dará consejos para perderle el miedo y ganar confianza en todos los tipos de nieve para esquiar, estarás con otros con tu nivel (cero) y no te sentirás tan "inútil" al principio... Sabes esquiar, pero sientes bloqueado tu progreso. Ir a clases de esquí en Sierra Nevada no es solo para novatos; los que ya tenéis cierta experiencia pero queréis ganar habilidad para afrontar retos aún mayores también podéis optar a cursos para esquiadores avanzados. Vale la pena para exprimir al máximo todo lo que puedes hacer en Sierra Nevada y en otras estaciones de esquí. Quieres probar nuevas modalidades. ¿Siempre has hecho esquí alpino y te planteas probar el esquí de fondo? ¿Quieres experimentar la sensación del esquí fuera pistas? ¿Y el freestyle? La mejor manera de adentrarte en nuevas disciplinas de esquí es hacerlo con un profesional que te guíe y te dé sus truquillos. Niños y niñas. Es habitual que los padres y madres tiendan a querer enseñar a sus hijos, pero es recomendable que lo haga un monitor especializado en el público infantil: saben tratar con los peques y cómo llevarlos, cómo hacer dinámicas y divertidas las clases,c ómo conseguir que les apasione el esquí y os darán consejos para ir a la nieve con niños. Ten en cuenta que Sierra Nevada es reconocida como una de las mejores estaciones para esquiar en familia. Todas las escuelas de esquí de Sierra Nevada Como decíamos, en la estación de Sierra Nevada hay hasta 15 escuelas de esquí con 400 profesionales. Todas ellas son privadas. Para no marearte, te hemos hecho una selección con las mejores, para que vayas a lo seguro: Bigfootski. Está en Monachil y es una de las escuelas de esquí más recomendadas de Granada. No imparten solo clases para aprender a esquiar, sino que también podremos iniciarnos o perfeccionar nuestras habilidades en la práctica de snowboard, esquí nórdico y esquí alpino. Tanto si queréis empezar con el ski o snowboard, seguramente no tendréis material propio; no os preocupéis, aquí mismo podréis alquilarlo, dentro de Sierra Nevada. Los cursos no solo enseñan a moverse sobre los esquís, sino que además dan consejos muy útiles para saber actuar en caso de peligro, ya sea por sufrir un accidente por encontrarnos ante climatología adversa, ya sea porque el parte haya dado peligro de alud.   Escuela Ski Sierra Nevada. Es de las más recientes de la estación de esquí, pero no unos novatos en el mundo de la enseñanza, y es que los propietarios ya estuvieron al frente de la Escuela Ski Baqueira, una de las escuelas de esquí en Baqueira más reconocidas, en el Pirineo Catalán. La filosofía de esta escuela de esquí es que cualquier edad es buena para aprender, así que imparten clases ya desde los primeros años de vida, para peques de hasta tres años, que pueden recibir tres horas al día de enseñanza, a su ritmo, en las que se les explicarán los conceptos básicos de este deporte invernal.   Snowmotion. Es la escuela de esquí en Sierra Nevada favorita de las familias. Se hacen cursos grupales a elegir, de dos a cuatro horas de instrucción diarias, para diferentes tipos de público: quienes no saben ni cómo girar y para los que quieren perfeccionar sus habilidades. También se organizan los grupos por edades. La misma escuela se encarga de alquilar el equipo necesario para esquiar, así como las zonas de esquí, para que las pistas estén despejadas y el alumnado pueda aprender tranquilamente, a su ritmo, sin el estrés de sentir que bajan a nuestro lado esquiadores a gran velocidad.   Escuela Oficial de Esquí. Una referencia en los deportes de invierno en Sierra Nevada, que hunde sus orígenes en el año 1986. Ofrecen un gran abanico de clases de esquí: básico tanto para adultos como para niños, así como otros más técnicos y especializados de modalidades de competición, y hasta clases de esquí adaptado para personas con movilidad reducida. Los cursos se personalizan y se ajustan al nivel y a las circunstancias de los participantes. Una escuela con mucha trayectoria y profesionalidad, que nunca defrauda.   Extrenieve. En Pradollano encontraremos esta escuela de esquí que imparte clases y también es punto de venta de forfaits de Sierra Nevada. También cuenta con guardaesquís, servicio de reparación de tablas de snowboard y hasta una sección outlet para comprar material de esquí a grandes precios. Un establecimiento con un poco de todo que vale la pena visitar. Escuela de Esquí Güéjar Aventura. Clases familiares de la mano de Jesús y Cristina, dos amantes del esquí que han trabajado como profesores durante más de dos décadas por escuelas de todo el mundo, como Canadá, Australia, Chile o Argentina. Para aprender esquí, pero también mucho más: telemark, raquetas de nieve, esquí de travesía y hasta esquí adaptado (para personas que se mueven en silla de ruedas). Escuelas de esquí para niños Ya hemos señalado que casi todas las escuelas de esquí anteriormente mencionadas cuentan con cursos específicos para el público infantil. Al margen de ellas, la estación de esquí de Sierra Nevada cuenta con instalaciones para que los peques se queden en buenas manos mientras esquían los adultos en las pistas, y donde harán talleres, se relacionarán con otros de su edad, vivirán sus primeros contactos con la nieve e incluso harán unos pinitos iniciales sobre los esquís. Encontramos los siguientes: Centro lúdico infantil Pradollano. Para peques de cuatro meses a seis años. Aquí podrán jugar, escuchar música, hacer manualidades y descansar en una zona de dormitorios.   Family Kids Club. Cogen a niños y niñas de 3 a 12 años y tienen zona de juegos, proyección de vídeos, entre otros servicios. También tienen dos locales en pistas, para que puedan esquiar con profesionales y donde no faltará la diversión y los desafíos, así como la educación medioambiental y de respeto a la montaña.   Jardín Alpino Infantil. Para que los peques den sus primeros pasos en la nieve y comiencen a esquiar partiendo de cero y de manera segura. Lo harán en un entorno lleno de juegos y felicidad.

Esquí nocturno en Sierra Nevada ¿Vale la pena?

Las pistas de esquí suelen cerrar en todas las estaciones hacia las cinco de la tarde. Es entonces cuando entramos en las horas de el mejor après-ski; todavía queda mucho día por delante para disfrutar del viaje a la nieve, ya sea yendo a tomar unas copas, descansando, relajándonos en un balneario o haciendo turismo por los alrededores. ¿Y qué te parece seguir esquiando, pese a que ya haya caído la noche? Es lo que ofrecen algunas estaciones de esquí en pistas muy concretas, que iluminan especialmente durante unas horas para que vivas una experiencia única: sentir cómo surfeas la nieve bajo un manto estrellado que copa el cielo (y es que aquí, en alta montaña, la menor contaminación lumínica permite que veamos muchísimas estrellas). La estación de esquí pionera en España en abrir la práctica del esquí nocturno fue Sierra Nevada, en Granada, en diciembre de 1994. En sus inicios se podía descender por la noche la pista de El Río, siguiendo la referencia de otras estaciones de esquí que ya lo hacían en los Alpes y en los Estados Unidos (aquí es donde se "inventó" en 1936, cuando se colocaron lámparas de gas en la Bousquets Ski Area de Massachusets). Veinte años después, en 2015, la estación de esquí de Sierra Nevada abrió otra pista para practicar esquí nocturno: Maribel. Entre ambas suman 5,8 kilómetros para disfrutar de la nieve de una manera diferente. https://www.youtube.com/watch?v=G-CXa06Vtn8 ¿Cuándo se puede practicar esquí nocturno en Sierra Nevada? Las pistas de esquí nocturno en Sierra Nevada no están abiertas toda la temporada. Aunque puede variar en función del año y de las condiciones climatológicas, normalmente están disponibles los jueves y los sábados de 19h a 22h, siendo la última subida del telecabina Al Ándalus a las 21.30h. Así son cada una de las pistas, que se reparten entre las áreas de Borreguiles, a 2.700 metros, y Pradollano, a 2.100 metros: Pista nocturna El Río. Es la primera que abrió y la más larga, con 3,3 kilómetros y un desnivel de 600 metros. Durante la jornada ya es el trazado balizado más popular porque es el que conduce hasta la base de la estación de esquí de Sierra Nevada, por lo que en horas punta suele estar bastante masificada. Sale de una cota de 2.681 metros de altitud y desciende hasta los 2.149 metros. Es azul, por lo que es de dificultad baja. Esta pista es la que tiene mayor superficie de nieve producida artificialmente, por lo que se garantizan sus condiciones aunque el tiempo no siempre acompañe. Por la noche, la pista El Río pasa a estar iluminada por 35 pequeñas lámparas que le dan un toque muy encantador al descenso, así como la visibilidad necesaria para no tener percances. Pista nocturna Maribel. Tiene una longitud de 2,5 kilómetros y transcurre de manera paralela a la pista El Río. Presenta un desnivel de 360 metros. También es azul, pero podemos decir que su dificultad es aún más baja; eso no quita que sea muy divertida. Ideal tanto para principiantes que están comenzando, pero igualmente entretenida para los esquiadores más experimentados. Ventajas de esquiar por la noche en Sierra Nevada El esquí nocturno en Sierra Nevada reduce considerablemente la superficie esquiable; si la estación cuenta habitualmente con más de 111 kilómetros y hasta 133 pistas, cuando llega la oscuridad se reduce a dos (como hemos visto, las pistas El Río y Maribel). Pese a ello, los beneficios son muchos. Primero, vivir una experiencia única e inolvidable. Tiene una magia especial descender por la nieve bajo las estrellas y la luz de la luna, con unas espectaculares panorámicas de las montañas de Sierra Nevada, de la urbanización de Pradollano y de todo su entorno. El hecho de que sea ya de noche y que no tengamos tantas distracciones captadas por los cinco sentidos. Esquiar de noche en Sierra Nevada hace que sintamos mucho más el tacto y la unión con la nieve. Viviréis unas sensaciones diferentes y donde lograréis más intimidad con la montaña. Por otro lado, las condiciones de la nieve también son diferentes durante la noche. Pasan las máquinas pisapistas para prepararlas tras la jornada de esquí; eso hace que la nieve suela estar algo más dura, pero cuenta con una fina capa de polvo que hará que el esquí nocturno sea muy agradable. Y si hiciera falta, también hay cañones de nieve artificial preparados para dejarlas en buenas condiciones. Además, las temperaturas pueden incluso ser más agradables que por la noche; y es que si vamos a esquiar en Sierra Nevada en marzo o Semana Santa, las horas centrales del día pueden llegar a ser bastante cálidas. Otro punto positivo que nos gusta mucho es que en el esquí nocturno de Sierra Nevada suele haber mucha menos gente que durante el día. Así que podremos esquiar prácticamente sin parar, con menos masificaciones y menos tiempo perdido haciendo colas. Este es el motivo por el que se suelen acercar muchos locales de la zona, granadinos, para disfrutar de sus pistas de esquí con pocas aglomeraciones. Por último, no podemos dejar de hablar de un punto positivo muy importante: ¡el esquí nocturno nos permitirá seguir esquiando durante más horas al día! Para los que el día se les hace corto y quieren seguir dándole a los esquís, los jueves y sábados en Sierra Nevada tendrán la oportunidad de continuar surfeando la nieve unas horas más. Además del esquí nocturno en Sierra Nevada, podemos disfrutar de las montañas de Sierra Nevada por la noche de otra manera más pausada y salvaje. Podemos hacer rutas con raquetas de nieve y explorar a una velocidad más calmada el entorno, una buena idea para seguir disfrutando del deporte cuando cierran las pistas con los amigos o con la familia, ya que hay rutas para todos los niveles. Para asesorarte, puedes acercarte al Centro de Interpretación El Dornajo, donde te explicarán los mejores itinerarios en base a vuestras capacidades. Otras estaciones con esquí nocturno en España Sierra Nevada fue la primera estación de esquí que implantó pistas iluminadas por la noche. Su éxito ha ido animando a otras a seguir sus pasos, de manera que en la actualidad ya no es la única y la oferta es bastante variada. En el Pirineo Catalán, podemos esquiar bajo la luz de la luna en la estación de esquí Masella: aquí podremos disfrutar de hasta 13 pistas para las que se activan siete remontes, una gran variedad por la que se ha ganado el título de ser "la capital del esquí nocturno de los Pirineos". El esquí nocturno en Masella ofrece 420 metros de desnivel y suele abrir, como la estación de Granada, los jueves y sábados, así como determinadas fechas señaladas en el calendario como Año Nuevo. Otras estaciones de esquí como Formigal-Panticosa, en el Pirineo Aragonés, hay propuestas diferentes para vivir la nieve por la noche, como descensos en trineos nocturnos (tobboganing) en la zona de Cantal, una experiencia que comienza con una cena mágica y concluye deslizándonos por una pista iluminada de 2,5 kilómetros. Por último, en la gran estación de esquí de Andorra, Grandvalira, podemos lanzarnos por la nieve por la noche en la pista Solana del sector Pas de la Casa. Además de esquiar de noche en Pas de la Casa, el Sunset Park Henrik Harlaut -el snowpark-, es el único nocturno que hay en los Pirineos y abre de 15h a 21h los jueves y sábados.

Los 10 mejores regalos originales para esquiadores

¿Tienes un amigo, familiar o pareja loco o loca por la nieve y el esquí? Se acercan las fiestas navideñas y quieres sorprenderle con algo que realmente necesite o que le vaya bien para su afición favorita y no quieres fallar. ¿Qué se le regala a un esquiador o esquiadora? Más allá de unos buenos esquís, ¿hay regalos para esquiadores que pueden ser útiles en las pistas o en la montaña? Por supuesto que sí. Y hay elementos para todos los presupuestos. Tanto si te quieres gastar mucho dinero porque esa persona es muy especial para ti, como si tu bolsillo está más ajustado, hay cosas que encantarán a todo esquiador o esquiadora que se precie; y si algo es un poco más caro de lo previsto, piensa que siempre podéis pagarlo entre varias personas. Estas son nuestras ideas de regalos para esquiadores para la Navidad o para cualquier otra fecha especial, como puede ser un cumpleaños. Sea lo que sea lo que elijas, ¡seguro que le encantará! Un kit de encerado para esquís [caption id="attachment_6853" align="alignnone" width="750"] Fuente: Glisshop[/caption] Para los esquís o para todos los tipos de tabla de snow. Es un regalo que siempre le va bien a un esquiador o esquiadora, de los que son necesarios y no chorradas para quedar bien. Permite mantener el material en buenas condiciones, algo esencial para alargar su vida útil. Lo normal es que traigan todo tipo de objetos para facilitar la faena, como piezas de encerado y afinación con cera, cera de hierro, biseles de esquís, piezas PTEX, papel de lija para pulir los bordes de las palas, rascadores de metal, almohadillas y otros elementos. En el mantenimiento de los esquís, como en todo, el abanico de precios es muy variado, en función de la cantidad de objetos que lleve y de la marca del fabricante, pero tienden a oscilar entre los 50 euros y los 120 euros. Otra idea similar es una plancha para encerar, es decir, para aplicar cera en la suela de los esquís o de la tabla, con termostato y muy fácil de utilizar (las más baratas cuestan alrededor de 40 euros). Funda para esquís [caption id="attachment_6860" align="alignnone" width="750"] Fuente: Decathlon[/caption] Otro elemento muy práctico para los esquiadores: un sistema para transportar el material sin necesidad de llevar una gran mochila. Como si fuera una funda para la guitarra, vaya. Lo mejor de este regalo de esquí es que es barato y asequible: por unos 15 o 20 euros ya puedes comprar una que da más que buenos resultados. Si te sabe a poco, puedes completarlo con un bolso para guardar las botas de esquí, que si no tiene, también le vendrá muy bien. Así como elegir y comprar los esquís adecuados para alguien es algo mucho más personal, regalar una funda de esquís siempre es un acierto y tiene poco margen de error. Ropa de esquí Es cierto que entramos en terreno peliagudo: primero, porque la elección de la ropa de esquí y material que debemos llevar a la nieve es muy personal y algunos son muy exigentes; segundo, porque es bastante caro (aunque podemos comprarlo entre varios); tercero, porque hay que saber la talla del destinatario y qué necesita realmente para que no se le acumulen cuatro chaquetas para esquiar en el armario. Algo que siempre se agradece son los complementos: unos buenos guantes para esquiar (si quieres sorprender y no te importa el dinero, se venden unos con tecnología wireless para manejar el móvil sin quitarse los guantes por unos 250 euros) una braga para el cuello -hay algunos diseños originales y con precios variados- o un gorro bonito. Los calcetines para esquiar también son un acierto, ya que con el uso se desgastan mucho y nunca está de más tener de sobra, y son asequibles. Ropa para el après-ski Los esquiadores y esquiadoras no van a la nieve solo para descender por pistas o palas sin parar; un momento fundamental de los viajes a la nieve es el llamado 'après-ski', cuando cierran las pistas. Es entonces cuando van a tomarse un chocolate calentito o una cerveza en una terraza con música, viendo el espectacular entorno de montañas nevadas. De nuevo, nos enfrentamos a un mundo muy personal, pero si conocéis bien a quien recibirá el regalo, seguro que le alegráis el día. Cada vez hay más après-ski de moda y hay muchas marcas con buenas colecciones, por ejemplo, SkiDress, con prendas apropiadas para llevar tanto en pistas como en la ciudad.   Un pack con cremas hidratantes El sol y el frío hace que la piel y los labios sufran mucho en la nieve y se resequen. ¿Qué debería llevar el pack? Lip balm, crema solar facial antimanchas, hidratante, tónicos y crema de manos. Importante que lleven protección solar, porque aunque no van a la playa, en alta montaña la radiación ultravioleta es espectacular.   Un secador de botas de esquí [caption id="attachment_6861" align="alignnone" width="750"] Fuente: Decathlon[/caption] Un regalo para esquiadores de lo más práctico: le asegurará que cuando vuelva a las pistas de esquí, las botas estarán secas, y es que no hay nada más desagradable que ponérselas y descubrir que siguen mojadas o húmedas. El aire caliente de estos aparatos seca las botas de forma progresiva y nada agresiva, elimina la humedad y también los olores e impide la acumulación de bacterias. Le encantará, seguro, y no te costará mucho dinero: los más baratos cuestan alrededor de 20 euros. Una cantimplora para esquiadores Es un regalo para esquiadores que puede parecer poco espectacular, pero es muy útil y siempre va bien. Los que hacen escapadas de freeride y son amantes del café, también agradecerán un termo. Es una opción sostenible para mantenerse hidratados y en la actualidad hay muchos diseños e incluso, si queremos sorprender, podemos comprar una botella reutilizable personalizada en tiendas especializadas. Una cámara deportiva, un clàsico en regalos de esquí ¿Qué sería de nuestras hazañas deportivas si no las compartiéramos con el resto del mundo? Igual que en otros deportes, a los esquiadores y esquiadoras también les gusta posturear en las redes sociales. Una cámara deportiva -tipo GoPro- es un acierto seguro como regalo de esquí. Mira que pueda grabar en 4K o al menos 1080p para asegurarte de que la calidad de la imagen cuando baje por las laderas tenga un mínimo de calidad. Aquí hay precios para todos los bolsillos, ya que las calidades y las marcas varían mucho: desde los 50 euros ya podemos encontrar algo aceptable y podemos llegar hasta los 400 euros. Skiball, un regalo para esquiadores de lo más original https://www.youtube.com/watch?v=ySB67SYqqQI&t=6s Se trata de un sistema innovador para llevar los esquís y con el que seguro que sorprendéis al esquiador o esquiadora al que se lo regaléis. Pone una bolita en el extremo trasero de los esquís, de manera que ya no hay que cargarlos al hombro, sino que se pueden arrastrar como si fuera un carrito de la compra. Ahora bien, es un regalo para esquiadores delicado, ya que la decisión de colocarlos es muy personal, ya que exige hacer dos pequeños taladros en los esquís. Nada exagerado, pero ya sabemos que hay puristas a los que no les gustará mucho la idea. Un reloj inteligente Hay muchos modelos, para que sean útiles para un esquiador debemos fijarnos en que tenga GPS y otros sistemas de geolocalización, a ser posible, para saber los datos de la jornada de esquí (velocidad, distancia recorrida, etc.), así como poder enviar una localización exacta en caso de emergencia; altímetro para saber en todo momento en qué punto se encuentra; que sea resistente; que envíe alertas meteorológicas, para estar al tanto de cómo evolucionará la meteo durante el día; que permita hacer llamadas sin tener que sacar el móvil; que tenga brújula y mapas; que tenga una buena autonomía; y detector de caídas, entre otras funciones. Es uno de los cinco gadgets que más han triunfado y los hay de hasta 500 euros.  

Las 10 mejores pistas negras de España y Andorra

Estás planificando tu próximo viaje a la nieve, pero no todo vale. Eres un esquiador experimentado y quieres ir a lo seguro, a una estación de esquí que te dé la posibilidad de enfrentarte a auténticos retos. Quieres sentir la velocidad, la adrenalina, los descensos más salvajes. Tú eres de pistas negras, ¿verdad? Como sabes, las pistas negras de las estaciones de esquí son el máximo nivel de dificultad. Son recorridos con pendientes muy pronunciadas donde cogeremos gran velocidad, ya que pueden llegar a superar el 50% de desnivel. Para descender por estos trazados hay que ser esquiadores experimentados, tener un control total de los esquís y saber defenderse ante cualquier situación. Normalmente, las pistas negras suelen estar en las cotas más altas de la estación, por lo que los esquiadores más habilidosos tendréis como premio unas vistas espectaculares, así como recorridos más largos. ¿Dónde se encuentran las mejores pistas negras de España y Andorra? ¿Qué podemos esperar de ellas? Analizamos al detalle unas pistas solo recomendables para los esquiadores más experimentados y con muchas ganas de disfrutar descensos emocionantes. Las pistas negras más impresionantes Pista Avet en Grandvalira (Andorra). Es, seguramente, la pista más emblemática de Andorra. La podremos disfrutar en el sector de Soldeu. ¿Qué nos encontraremos aquí? Hay rampas de lo más interesantes durante todo el descenso y un buen muro. Saldremos de la zona de Espiolets, que está a 2.250 metros de altitud, y acabaremos en la cota más baja de Soldeu, a 1.800 metros, junto a todos los servicios. Por tanto, nos esperan 450 metros de desnivel. La pista Avet no es una negra más: su espectacularidad ha hecho que haya acogido varias Copas del Mundo de esquí alpino en los últimos años (2012 y 2016), así como las Finales de la Copa del Mundo de 2019. Esta pista negra de Grandvalira, la estrella del Pirineo, está conectada con el pueblo de Soldeu gracias a la construcción de una increíble plataforma esquiable de 14.000 metros cuadrados que amplió la zona de frenado. Por ello, si te atreves, te recomendamos que visites la pista Avet durante tu viaje de esquí a Andorra. Pista Àliga en Grandvalira (Andorra). Es una pista negra de esquí que, no te vamos a engañar, tiene algún tramo rojo. Pero eso no le resta nada de emoción. Está en el sector de El Tarter y tiene más de 775 metros de desnivel y discurre por un trazado de 2,7 kilómetros. Es bastante ancho (de ahí a que en algunos lugares sea roja), aunque tiene muchos cambios de pendiente y va alternando áreas más llanas con curvas muy exigentes y saltos (el más famoso es el "salt del gall", que solo recomendamos para los esquiadores más experimentados). Una cosa que nos gusta mucho de la pista Àliga es que tiene una orientación norte, por lo que las condiciones de la nieve suelen ser muy buenas. Esquiar en Grandvalira nos ofrece la opción de encontrar pistas de este nivel así como otras para los que prefieran practicar este deporte de una manera más relajada. https://www.youtube.com/watch?v=hlJX4eoHhE8 La Capa en Arinsal (Andorra). En este listado no puede faltar La Capa, una pista negra en la estación de esquí Vallnord-Pal Arinsal que promete ser apta para los más aventureros y experimentados. Se trata de la pista con mayor desnivel de todo Andorra, nada más y nada menos que 1.000 metros de desnivel en un recorrido de 1.500 metros, ¡una auténtica barbaridad!. Este trazado finaliza en la pista Les Marrades, la cual cuenta con el recorrido más largo (5.000 metros). No siempre se puede disfrutar de La Capa, puesto que no dispone de cañones de nieve, por lo que os recomendamos que aprvechéis para visitarla cuando haya buenas condiciones meteorológicas y la encontréis abierta. Pista Canal Amplia de Cerler (Pirineo Aragonés). En esta preciosa estación de esquí ubicada en el valle de Benasque, Pirieno Aragonés tenemos una pista espectacular, la Canal Amplia, que es la más emblemática del complejo. Desciende desde el pico Galliner hasta las faldas de la montaña. Ofrece un desnivel de 690 metros en los que los esquiadores alcanzan grandes velocidades, por lo que solo es apta para los más experimentados. La pista bordea la ladera del monte y empieza con poco desnivel, pero que no te engañen las apariencias, no te confíes; nos toparemos con muchos baches en los que podríamos saltar, y acabamos en una gran pendiente. Descubre los rincones más intensos que esconde esta estación con tu viaje de esquí a Cerler. Pista Luis Arias en Baqueira Beret (Pirineo Catalán). Primero, unas presentaciones: el hombre que le da nombre a la pista es quien promovió la creación de esta estación de esquí en la Val d'Aran, Pirineo Catalán que se ha convertido en una de las mejores del país, todo un visionario. Hoy esta pista negra es de las más famosas: tiene 564 metros de desnivel y recorre dos kilómetros, por lo que presenta una pendiente bastante extrema. El recorrido arranca suave, en un espacio amplio y con poca inclinación... pero todo es un espejismo, ya que enseguida se estrecha y se presenta un descenso con una empinación de vértigo. Y todo esto con una orientación norte, lo que garantiza una buena calidad de la nieve para esquiar en Baqueira Beret. Pista El Infierno en Formigal-Panticosa (Pirineo Aragonés). Esquiar en Formigal-Panticosa y llegar a esta pista ya es toda una aventura: podemos ir a través del telesilla, pero también podemos subir en Ski Ratrack, las máquinas pisapistas que preparan los trazados balizados de la estación. Bajaremos desde la colina del Portalet, con curvas muy pronunciadas y a gran velocidad. Una pista bastante peligrosa que exigirá un gran nivel de esquí. Pista La Visera en Sierra Nevada. Nos vamos a Granada, en Andalucía, para recomendaros una pista negra espectacular que se ha convertido en uno de los iconos de la estación de esquí más soleada. El recorrido es bastante corto, de apenas 225 metros, pero la pendiente es para quitarte el hipo, con puntos en los que llega a los 63 grados. Y no la hace complicada únicamente la inclinación, sino que además en el camino nos toparemos con muchos baches y texturas diferentes en la nieve que nos sorprenderán durante el descenso. Aunque no la bajéis, es difícil apartar la vista de la pista y de los valientes que se atreven a probarla y esquiar en Sierra Nevada. Pista Fonda en Masella (Pirineo Catalán). Traemos un reto de altura para los esquiadores expertos: comienza en la cima de la montaña de la Tosa, en la estación de esquí de Masella, y llega hasta sus faldas en pocos minutos, pasando entre el Tub e Isards. Es un recorrido de 900 metros con un desnivel de 290 metros. Por si no lo visualizas: sí, está muy empinada. Lo que más caracteriza este descenso es su gran cantidad de baches, que suma dificultad, emoción y algún que otro vuelo a la bajada. Si no quieres pasarlo mal, te recomendamos tener algunas nociones de salto antes de lanzarse por la pista Fonda. Pista Llanos del Sol en Astún (Pirineo Aragonés). Si algo nos gusta de este trazado, es su salida: parte de la zona de Truchas, donde tendremos las mejores vistas de toda la estación de esquí. Es una pista negra de esquí muy soleada que, además, suele estar sin pisar, con poca afluencia, dada su gran dificultad. Tiene 1.760 metros de longitud y 423 metros de desnivel, por lo que es una negra bastante larga. El hecho de que esté poco pisada hace que, si no dominamos los esquís, nos podamos salir del trazado balizado. Un cóctel de ingredientes que hacen que la pista Llanos del Sol sea muy disfrutona para los veteranos del esquí. Si buscas un viaje de esquí a Astún acompañado de emociones fuertes, no dudes en bajar por esta pista. El Tubo de la Zapatilla de Candanchú (Pirineo Aragonés). Acabamos con nuestra recomendación de pistas negras en Andorra y España con un "bonus track": un fuera pista que nos dejará sin aliento, como es el Tubo de la Zapatilla de la estación de esquí en Candanchú. Su aura de peligrosidad no es, para nada, un mito. ¿A qué se debe tanta fama? Esta pista espectacular combina tramos muy estrechos con gran desnivel, que tienen una media del 65% y, en algunos tramos, alcanza ¡el 90%! Lo del "tubo" está claro de dónde viene. Es importante recordar que solo los expertos esquiadores pueden adentrarse en fuera pistas y que hay que ir con el equipo adecuado, además de ir acompañado. En estos recorridos, la pérdida de control de los esquís podría generar un pequeño alud y ser fatal.

Estás en buenas manos
34 años de experiencia, + de 100 destinos y más de 1 millón de clientes.
Ahorra al reservar tu paquete
Más por menos, aprovecha las múltiples ventajas reservando tu paquete.
Paga en cómodos plazos
Asegura tu plaza con antelación y sin grandes desembolsos.
Volverás a casa encantado
Nuestros clientes nos avalan y son nuestra mejor carta de presentación.